La inversión por impacto

Una innovadora y poderosa forma de crear impacto social, combinando mecanismos financieros diversos con apoyo no financiero y medición de impacto, avanza en América Latina con el propósito de abordar de manera más eficaz y medible los problemas sociales y ambientales que persisten en la región.

Latimpacto

Se trata de la inversión por impacto o venture philantrophy, un enfoque ya asentado en Europa y Asía, que recoge el interés de inversionistas atraídos por la idea de lograr avances sociales mientras generan retornos financieros, así como el de fundaciones y donantes tradicionales que entregan hoy más donaciones a largo plazo, sostenibles y con acompañamiento constante.

La inversión por impacto (venture philanthropy) es un enfoque de inversión social que prioriza el impacto social y ambiental sobre el retorno financiero. Se ubica entre la filantropía tradicional y la inversión de impacto dado que busca generar cambios sistémicos, es estratégica en cómo utiliza los recursos financieros y humanos, y adapta procesos y prácticas del sector financiero para lograr esos cambios.

Este enfoque de inversión busca canalizar capital de riesgo en forma de donaciones y/o inversiones pacientes para escalar ideas innovadoras que tengan impacto socioambiental.

Por ello tiene un papel importante en el fortalecimiento de las organizaciones de propósito social (OPS): emprendimientos sociales ─en sus primeras etapas─ y organizaciones sin ánimo de lucro que por las causas mismas que atienden no van a generar retornos financieros.

La inversión por impacto no pretende reemplazar otros enfoques de gestión social. Al contrario, trabaja junto a ellos para identificar y desarrollar soluciones innovadoras que luego pueden ser escaladas y replicadas por otro tipo de inversionistas, como entidades del sector financiero, fondos de inversión de impacto o inversionistas tradicionales que buscan retorno financiero.

La inversión por impacto le apuesta a integrar el continuo de capital: proveedores de recursos económicos que van desde la filantropía a la inversión tradicional y se distinguen por sus expectativas de impacto, retorno y riesgo.

El continuo de capital

Grafica 1

Es importante aclarar que la inversión por impacto puede ser aplicada por diferentes actores del ecosistema de inversión social, como fundaciones, empresas, inversionistas, oficinas familiares, oficinas de servicios profesionales, instituciones académicas, e incluso actores del sector público.

Los casos seleccionados y analizados en este estudio ofrecen una mirada de cómo la inversión por impacto es utilizada por esta variedad de actores teniendo en cuenta sus prácticas:

Apoyo no financiero

Así como los fondos de capital de riesgo mantienen sus inversiones en promedio seis años y participan activamente en la junta directiva de las empresas donde invierten, los inversionistas por impacto acompañan a los emprendedores y a las organizaciones sociales a conseguir la sostenibilidad financiera, a tener un mayor impacto y a fortalecer sus capacidades buscando la mejora de aspectos como comercialización, gobernabilidad, gestión, desarrollo de una teoría de cambio, etc. Es decir, el foco está puesto en el desarrollo y consolidación de la organización y no sólo en un programa. Los inversionistas por impacto se involucran activamente en el desafío social que apoyan y trabajan para darle continuidad a las organizaciones fortaleciendo sus capacidades, en especial la de resiliencia organizacional, y buscando atraer otros donantes o inversionistas. Tienen claro que su apoyo va a largo plazo pero siempre tienen presente, desde el inicio de la intervención, una estrategia de salida para que la organización o el emprendimiento tenga vida propia y sostenibilidad una vez termine el apoyo prestado.

Finanzas a la medida

El inversionista por impacto conoce bien las necesidades y capacidades de cada organización o emprendimiento que apoya y ajusta los instrumentos financieros que proporciona para que sean adecuados a cada caso. Tiene en cuenta también el nivel de desarrollo en que se encuentra la organización y sus necesidades, así como sus propias expectativas de riesgo. Estos instrumentos incluyen, además de donaciones, deuda, capital accionario o mecanismos más innovadores como donaciones recuperables, garantías, esquemas por resultados y deuda subordinada, entre otros. La selección y el uso del instrumento financiero busca optimizar los recursos y el impacto.

Gestión y medición de impacto

Como se mencionó anteriormente, los inversionistas por impacto priorizan la generación de cambios positivos en la sociedad. Esto requiere indicadores claros y personalizados de medición, así como herramientas que permitan monitorear el impacto. Algunas de estas herramientas incluyen: 1) encuestas realizadas a los beneficiarios finales (un enfoque que promueve Acumen), 2) evaluaciones, establecidas conjuntamente con las organizaciones beneficiarias para maximizar su impacto social, 3) también, en algunos casos, métricas estandarizadas como IRIS+ o GIIRS, 4) otros modelos que integran el impacto financiero, social y ambiental. El incorporar principios de gestión y medición también permite recolectar datos para refinar de manera sistemática las estrategias de impacto y tomar decisiones más informadas y de acompañamiento más estratégico a las entidades apoyadas.

Latimpacto espera que este estudio y cada uno de los casos seleccionados permitan profundizar más este concepto, sus prácticas y elementos, para evidenciar el valor que la inversión por impacto puede tener para la región en la búsqueda de mejores condiciones sociales y ambientales para las comunidades.


Regístrate para recibir el informe completo y los casos estudiados.