Postula tu caso
Brasil / Firma de servicios profesionales y/o organización sin ánimo de lucro.

Conexsus
apoya negocios comunitarios que aportan a la conservación de los biomas

Conexsus apoya asociaciones y cooperativas de pequeños agricultores insertados en un modelo que genera riqueza y conserva el bosque en pie y otros biomas. Lo hace en tres ejes de actuación: modelo de negocios, acceso al mercado y finanzas de impacto.

ANTECEDENTES Y CONTEXTO

Más de 99 % de la deforestación en Brasil es ilegal, según el Informe Anual de Deforestación 2019 del MapBiomas. La Amazonia tiene el mayor número de alertas de deforestación: 83 %, correspondientes al 63,2 % del área total deforestada, seguida por el Cerrado, con un 13 % de las alertas. Juntos, estos dos biomas, que son los más monitoreados en Brasil, representan un 96,7 % del área deforestada detectada en 2019.

La promoción de actividades económicas sustentables en el medio rural es crucial para la reducción de la deforestación ilegal y para el desarrollo de una economía de bajo carbono que sea dinámica e incluya las poblaciones ribereñas, extractivistas y de agricultores familiares. Al mismo tiempo, los consumidores están pidiendo cada vez más productos y modelos de producción que contribuyan a la conservación de bosques y biomasa y a la mejora de la calidad de vida de esas poblaciones.

Se han mapeado 1447 negocios comunitarios rurales y forestales que valoran la sociobiodiversidad y producen dentro de ese modelo.

En este contexto surge Conexsus, una organización sin ánimo de lucro que trabaja para acelerar la transición hacia una economía de bajo carbono y fortalecer la resiliencia territorial y climática por medio del desarrollo de negocios sustentables. La iniciativa, ideada en 2016, comenzó su operación en 2018 y cuenta hoy con 24 personas en el equipo.

La promoción de actividades económicas sustentables en el medio rural es crucial para la reducción de la deforestación ilegal y para el desarrollo de una economía de bajo carbono.

La creación de Conexsus viene de un proceso de reflexión sobre los límites de la filantropía convencional para el desarrollo de actividades productivas sustentables. A pesar de décadas de inversión filantrópica aplicada en diversas organizaciones, persisten dos problemas fundamentales: pocos emprendimientos apoyados consiguen alcanzar la sustentabilidad financiera de largo plazo y pocas veces se consigue dar escala a los resultados de los proyectos piloto.

DESCRIPCIÓN

Conexsus cuenta con nodos en cinco ciudades brasileñas: Belém, Curitiba, São Paulo, Rio de Janeiro y Brasilia, además de dos en el exterior: Montpellier, en Francia, y Palo Alto, en los Estados Unidos. La iniciativa se estructura en tres partes principales: Instituto Conexsus, Fundo Socioambiental Conexsus y Conexsus EUA.

Instituto Conexsus Fundo Socioambiental Conexsus
Asociación privada sin fines lucrativos financiada por donaciones y responsable de operar los ejes de desarrollo de negocios y conexión al mercado. Empresa de servicios financieros financiada por el Instituto Conexsus, responsable de operar los instrumentos de financiación y soporte a los negocios.

Conexsus está financiada por empresas brasileñas, fundaciones nacionales e internacionales y agencias de cooperación internacional, como Fondo Vale, Good Energies, Moore Foundation, Natura, Instituto Humanize, Grupo Pão de Açúcar, USAID y Agencia Alemana de Cooperación Internacional.

La organización actúa en todo el territorio brasileño, con fuerte presencia en la región amazónica. El ámbito del trabajo varía según las oportunidades de colaboración con actores locales y cadenas prioritarias (açaí, cacao y castaña de Brasil). Los programas de desarrollo duran hasta dos años y son operados por Conexsus, con la participación de diversos colaboradores.

La organización también mantiene una cooperación formal con el Banco de la Amazonía y actúa muy cerca a otros agentes financieros que operan el crédito rural. En el futuro espera consolidar alianzas con un conjunto más amplio de instituciones financieras.

Conexsus tiene como premisa que para preservar el bosque en pie es necesario activar los negocios de los agricultores rurales y comunidades extractivistas, que son invisibles, pero utilizan el campo y la biodiversidad para ejercer sus actividades productivas sustentables. Los desafíos enfrentados por esos negocios pueden ser divididos así:

Conexsus tiene como premisa que para preservar el bosque en pie es necesario activar los negocios de los agricultores rurales y comunidades extractivistas.

  • Escasez de financiación: los negocios comunitarios, por la fragilidad en la gestión y en los modelos de negocio, frecuentemente no consiguen acceder a crédito para financiar su funcionamiento y escalar por la falta de vehículos financieros adecuados a sus realidades. Y a pesar de existir programas gubernamentales de financiación, pocos consiguen acceder a ellos.

  • Desconexión con el mercado: por un lado los negocios no consiguen atender a las grandes industrias y minoristas, sea por requisitos de calidad, bajo volumen, falta de frecuencia en la oferta o por la ausencia de canales de distribución adecuados. Por el otro, los grandes compradores no saben cómo rastrear su materia prima y sus productos. Acostumbran a comprar a intermediarios certificados, pero no se informan sobre a quién compra el intermediario.

  • Modelo de negocio poco desarrollado: la mayoría de las organizaciones y cooperativas rurales ponen mucha energía en la producción pero, en general, están poco desarrolladas en aspectos de comercialización, marketing y posicionamiento en el mercado.

No existen canales de comercialización estructurados (…). El mercado necesita entender la realidad de esos negocios y los diversos aspectos culturales y sociales que forman parte del producto. Los negocios entregan algo que va más allá del producto, entregan una historia, aspectos de la cultura y mucha conservación.”

Andrea Azevedo
Directora de Desarrollo Institucional de Conexsus

El desafío de Conexsus es conectar a todos los actores del ecosistema de negocios en áreas forestales y rurales de Brasil: hoy, quien produce no está conectado con quien comercializa ni con quien financia. Debido a eso, los negocios comunitarios generan menos beneficios económicos, sociales y ambientales de los que podrían llegar a generar.

IMPLEMENTACIÓN

El diferencial de Conexsus es apoyar a los negocios de manera sistémica, trabajando de forma articulada en tres pilares: desarrollo de negocios, acceso al mercado y nuevos mecanismos financieros adecuados a la realidad de los negocios comunitarios.

Financiamiento a la medida

Conexsus lanzó un vehículo financiero llamado Fondo Socioambiental Conexsus, que utiliza soluciones financieras híbridas, combinando recursos reembolsables y no reembolsables para facilitar el acceso al crédito oficial y a programas de compras públicas. Estos instrumentos incluyen:

Instrumento financiero Finalidad
Garantía (de aval) de crédito Para facilitar la concesión de financiación oficial en los bancos, disminuyendo el riesgo potencial. Los bancos encuentran difícil analizar el potencial de retorno y el nivel de riesgo de los negocios comunitarios rurales y forestales
Recuperación de crédito Para cooperativas y asociaciones con pequeñas deudas bancarias que les impiden acceder a nuevos préstamos.
Préstamo directos Diseñados para negocios comunitarios y también pequeñas empresas con impacto positivo en las cadenas de valor de negocios de la sociobiodiversidad.
Capital accionario Participación y colaboración con pequeños negocios que tienen un gran potencial de innovación en las cadenas de valor que generan conservación de biomasa.

Y para que el acceso a crédito logre escala, Conexsus desarrolló además una red de activadores de crédito que orienta a los extractivistas y agricultores familiares en la planificación y la obtención de financiación y en la utilización responsable de crédito rural.

El desafío de Conexsus es conectar a todos los actores del ecosistema de negocios en áreas forestales y rurales de Brasil: hoy, quien produce no está conectado con quien comercializa ni con quien financia.

El plan es que la línea de garantías (como aval a los costos y a la inversión) se aplique en una proporción mayor en el portafolio del fondo, pues tiene una alta capacidad de apalancamiento del crédito público subsidiado (1:10) y poco utilizado por esos negocios de impacto. Sin embargo, con la pandemia, está enfocada en una línea de crédito de emergencia, operando con préstamos directos a ser pagados en hasta 24 meses y con periodo de gracia de hasta 12 meses. Esta línea recibe asistencia a la gestión del negocio, también de hasta por 24 meses.

Nuestro objetivo es siempre generar autonomía.”

Andrea Azevedo

Apoyo no financiero

Los instrumentos financieros vienen acompañados con asesoría técnica para el desarrollo de la estrategia del negocio, educación financiera y monitoreo de los resultados. Lo que incluye mejora de la capacidad de gestión y de la organización productiva, fortalecimiento de la gobernanza, generación de inteligencia de mercado, diversificación y ampliación de acceso a los mercados, habilitación de los negocios para el acceso al crédito y diseminación del conocimiento para organizaciones colaboradoras y negocios comunitarios apoyados. Conexsus busca con ello volver los negocios viables económicamente.

Inicialmente se elabora un plan de trabajo con cada organización en el cual un facilitador define la necesidad de mentorías en temas específicos, según sea el caso. También hay aprendizaje colectivo cuando es posible o cuando hay asuntos convergentes, para lo cual se forman comunidades de aprendizaje.

Este enfoque también tiene en cuenta las distintas etapas de madurez de las organizaciones, que pueden seguir ciclos de modelado de negocios básicos o jornadas de aceleración más avanzadas. Este eje está intrínsecamente conectado con los otros dos, de acceso al mercado y financiación.

Con el primero de ellos se busca conectar los negocios comunitarios a compradores de la industria y minoristas. Por un lado, Conexsus apoyó el diseño de nuevas modalidades de comercialización y ayuda a los negocios a estructurar sus planes de comercialización y ventas. Por otro, busca industrias y minoristas que quieran conectarse a los negocios comunitarios y tenerlos dentro de sus portafolios de proveedores.

También se ofrece asesoría para el fortalecimiento de la gestión administrativa y financiera de las organizaciones y el desbloqueo del acceso a las principales políticas de crédito público. El plan busca beneficiar a 450 negocios comunitarios en todo Brasil, impactando directamente a 500.000 productores familiares y extractivistas.

Conexsus apoyó el diseño de nuevas modalidades de comercialización y ayuda a los negocios a estructurar sus planes de comercialización y ventas.

En 2020 Conexsus se asoció con la Unión Nacional de las Cooperativas de Agricultura Familiar y Economía Solidaria (Unicafes), el Consejo Nacional de Poblaciones Extractivistas (CNS) y el Fondo Vale para elaborar un Plan de Respuesta Socioambiental a los impactos de la pandemia del coronavirus en la economía de las cooperativas, asociaciones y pequeños negocios de la agricultura familiar sustentable y del extractivismo.

RESULTADOS

Iniciada en 2018, Conexsus ya presenta resultados interesantes. Se mapearon 1447 negocios comunitarios rurales y forestales, teniendo una facturación anual de BRL 1000 millones (USD 253.000).

En el eje de acceso al mercado, Conexsus mapeó 250 empresas de todo Brasil, de las cuales 82 fueron registradas, siendo potencialmente compradoras de producción de los negocios comunitarios. Las cadenas de alto impacto más demandadas fueron açaí, pescado, castaña, algodón, madera, cacao y fruticultura, con demandas en los sectores de alimentación saludable, productos de limpieza e ingredientes alimentarios.

El Fondo Socioambiental Conexsus invirtió hasta 2019 cerca de USD 102.000, con lo que ejecutó 17 prototipos que apalancaron cerca de USD 500.000 (1:5) sobre todo del Programa Nacional de Fortalecimiento de la Agricultura Familiar (PRONAF) para extractivistas. También invirtió USD 650.000 en apoyo no financiero, que incluye mentorías, capacitación, acceso al mercado y financiamiento público. La meta para finales del 2020 era invertir USD 1,7 millones en apoyo financiero y USD 1,2 millones en apoyo no financiero.

Se mapearon 1447 negocios comunitarios rurales y forestales, teniendo una facturación anual de BRL 1000 millones (USD 253.000).

En 2020, el Fondo fue seleccionado por la red global de inversores Global Innovation Lab for Climate Finance como instrumento financiero innovador para acelerar negocios comunitarios y forestales. También fue seleccionado entre los 500 mejores proyectos socioambientales de América Latina en el Premio Latinoamérica Verde, y fue reconocido como instrumento financiero sustentable 2020 por la Iniciativa de Política Climática (CPI, por sus siglas en inglés).

APRENDIZAJES Y PERSPECTIVAS

Conexsus todavía no es una organización sustentable financieramente. En este sentido, la filantropía de riesgo tiene un papel fundamental para apoyar al Instituto en los programas de asesoría y capacitación, así como en el de aportar capital no reembolsable al Fondo.

El desarrollo de las organizaciones y sus liderazgos no puede ser algo aislado. Necesita ser continuo y estar conectado con el objetivo de acceder a más mercado, más allá de la financiación. De hecho, solo se alcanzará un resultado significativo si se atienden las necesidades y expectativas de los liderazgos que gestionan esos negocios.

El suministro de financiación es muy importante, pero aún es un medio. Conexsus apalanca la necesidad de asesoría y de actuar más cerca del mercado.

La estrategia para llegar al diseño de mecanismos y atraer capital comenzó con el diálogo con actores estructuradores de ese sector, como los bancos que operan crédito público para esa población. Fue a través de esos diálogos con los bancos, y también con los negocios, que surgió la idea del fondo de aval y la red de activadores de crédito, que son formatos ya conocidos, pero que no se aplicaban en este contexto.

La filantropía de riesgo tiene un papel fundamental para apoyar al Instituto en los programas de asesoría y capacitación, así como en el de aportar capital no reembolsable al Fondo.

El formato de inversión potencializa la inversión pública, con apalancamiento de 1 a 10. Como es difícil que un capital de impacto entre directamente en este tipo de inversión, en ese momento es muy importante tener la inversión del recurso filantrópico, que busca el impacto y la sustentabilidad del sistema en el medio y largo plazo. Eso ayuda a atraer dinero privado más comercial en el futuro.

No queremos reinventar la rueda, ni hacer nada que no sea compatible con la estructura ya existente, pues ella tiene mucha más capacidad de escala”.

Andrea Azevedo


Regístrate para recibir el informe completo y los casos estudiados.