Postula tu caso
Brasil / Firmas de Servicios Profesionales

Plataforma Parceiros Pela Amazônia
Financiamiento híbrido a favor de la conservación

La Plataforma Parceiros Pela Amazônia (PPA) creó en 2018 un reconocido programa de aceleración e inversión en negocios de impacto, que busca solucionar los principales desafíos socioambientales de la región. El programa ofrece una combinación innovadora que combina recursos filantrópicos con capital privado (blended finance).

ANTECEDENTES Y CONTEXTO

Desde 2004 el Instituto de Conservación y Desarrollo Sustentable de la Amazonía, Idesam, promueve el desarrollo sustentable de la región. La experiencia fue revelando una enorme necesidad de complementar el relevante trabajo de las ONG con soluciones e inversiones que estimulen el ambiente de negocios, como forma de combatir la deforestación en la Amazonia.

La Amazonia Legal comprende nueve estados brasileños, el 59 % del territorio nacional. Posee la mayor área de selva tropical del planeta, alberga más de 20 millones de habitantes y genera el 8% del PIIB nacional, según datos del Instituto Brasileiro de Geografía y Estadística (IBGE). En ese entorno el Instituto Nacional de Investigación Espacial señala que, solo en 2019, 10.000 kilómetros cuadrados de bosque fueron deforestados, la mayor cifra desde 2008.

La base de la economía regional reside en actividades agropecuarias, minería y en el polo industrial de la Zona Franca de Manaos. Nuestro principal objetivo es crear una nueva economía basada en negocios de impacto innovadores que promuevan el uso sustentable de la selva amazónica”.

Mariano Cenamo
coordinador del Programa de Aceleración e Inversión de Impacto de la PPA.

En este contexto fue creada en 2017 la Plataforma Parceiros Pela Amazônia (PPA). Bajo la coordinación del Idesam, reunió diversos actores regionales e internacionales que creen en el protagonismo del sector privado para la búsqueda de soluciones en la región. La principal diferencia con otras organizaciones locales estuvo en su objetivo: buscar oportunidades de inversión en negocios con fines lucrativos, en vez de financiamiento a ONG, o proyectos de activismo. El Programa de Inversiones y Aceleración de Negocios de la PPA nace dentro de esa plataforma.

DESCRIPCIÓN

El Programa de Aceleración de Negocios e Inversiones de Impacto de la PPA está coordinado por el Idesam, con apoyo estratégico y financiero de USAID, Fundo Vale y el Instituto Humanize. Cuenta también con apoyo no financiero y servicios de diversas organizaciones.

El Idesam es una ONG que actúa en la región amazónica junto a productores rurales, comunidades tradicionales, ribereñas e indígenas. Con foco en la valorización y el uso sostenible de los recursos naturales del bioma, ha beneficiado a más de 3400 familias desde su fundación en 2004. La institución actúa en cinco líneas temáticas: Cambio climático & REDD+1, Producción rural sustentable; Manejo y tecnologías forestales, Políticas públicas y cabildeo, y Áreas protegidas.

La principal diferencia con otras organizaciones locales estuvo en su objetivo: buscar oportunidades de inversión en negocios con fines lucrativos, en vez de financiamiento a ONG, o proyectos de activismo.
USAID (United States Agency for International Development) es una agencia internacional ligada al gobierno de los Estados Unidos de América con foco en el desarrollo internacional y la asistencia en catástrofes. Creada en 1961, actúa para salvar vidas, reducir la pobreza, fortalecer la gobernanza democrática y ayudar a las personas a progresar más allá de las ayudas inmediatas.

El Fundo Vale es una asociación sin fines de lucro que busca conectar instituciones e iniciativas en favor del desarrollo sustentable. Fundado en 2009 por la minera Vale, su área de actuación prioritaria es la Amazonia, con foco en temas como el fortalecimiento de la sociedad civil, mecanismos de gobernanza, nueva economía, ordenamiento territorial, políticas públicas, generación y diseminación de conocimiento, finanzas socioambientales y negocios de impacto.

El Instituto Humanize fue fundado en 2017, a partir de una cartera de inversión social privada. Su actuación se basa en cuatro líneas programáticas: Conservación y uso sustentable; Ciudades y territorios; Gobernanza y política pública y Emprendimiento y negocios de impacto social.

1 REDD+: Reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques. El cometido de REDD+ es estimular a los países en desarrollo para que contribuyan a los esfuerzos de mitigación del cambio climático. Consultado aquí

IMPLEMENTACIÓN

La intención inicial fue crear un programa de inversiones, contando con una bolsa de recursos que uniese gobiernos (USAID), fundaciones (Humanize y Fundo Vale) e inversionistas privados. Sin embargo, las primeras experiencias demostraron la necesidad de una actuación más robusta, que apoyase los negocios en sus desafíos principales. Por eso se desarrolló también el programa de aceleración.

El formato de búsqueda y selección de los negocios contempla los siguientes pasos:

  1. Convocatoria en colaboración con la consultora Pipe.Social, con selección y entrevistas.

  2. Los finalistas son presentados a inversores privados, que señalan aquellos negocios en los que están interesados. Esta presentación ocurre en eventos de estilo ‘Negociando con tiburones’ (shark tank), donde los emprendimientos tienen las mismas condiciones para la presentación comercial.

  3. Después de determinar los negocios de interés de los inversores, Idesam y sus colaboradores llevan a cabo una debida diligencia financiera y de impacto y, a continuación, evalúan si hay condiciones para la inversión.

De los criterios para evaluar destacan el potencial de retorno, la capacidad del equipo, el alineamiento ético, la capacidad de pago y una valoración de los impactos positivos y negativos del negocio. SITAWI Finanças do Bem apoya al Idesam en ese proceso de evaluación.

Las tasas están por debajo de las del mercado y solo se realiza un ajuste por inflación al capital inicial.

Financiamiento a la medida

Las inversiones siempre son realizadas en colaboración con un inversionista privado (es decir, no filantrópico o gubernamental). Por cada real que pone este, el PPA invierte uno, proveniente de las donaciones de los inversionistas filantrópicos.

Esta cuestión es fundamental para atraer capital privado. Creo que no conseguiríamos haber apalancado todas las inversiones privadas si no hubiese el apalancamiento de recursos, incluso teniendo en cuenta los inversores de impacto”.

Mariano Cenamo
Coordinador del Programa de Aceleración e Inversión de Impacto de la PPA.

Los inversores privados invierten siguiendo diversos mecanismos, según sus preferencias.

El Idesam se financia con capital filantrópico. USAID, Instituto Humanize, Fundo Vale, FIIMP (ver el caso FIIMP de este estudio) y otras instituciones realizan donaciones que son invertidas en los negocios como un préstamo. Las tasas están por debajo de las del mercado y solo se realiza un ajuste por inflación al capital inicial.

El capital filantrópico, dentro de este mecanismo de finanzas híbridas, reduce el costo de capital para el emprendedor y aumenta la seguridad para el inversor. La reducción del costo de capital se da porque la parte prestada por la propia PPA es remunerada a tasas bajas, compensando eventuales tasas más altas del inversor privado. La seguridad aumenta por tener en la PPA un grupo de inversores que aportan capital en conjunto con aliados que conocen la región y pueden acompañar de cerca el negocio.

Apoyo no financiero

El apoyo no financiero, desde el proceso de selección, pasando por la aceleración y el acompañamiento del Idesam, busca reducir el riesgo de las inversiones privadas y apoyar el desarrollo de los negocios, muchos de los cuales no están, inicialmente, preparados para recibir inversiones.

Los inversionistas filantrópicos son quienes sustentan el programa en sí, no habiendo costos para los inversionistas privados.

Somos 100 % inversión híbrida para reducir el costo de capital a los emprendedores y reducir los riesgos y el costo operacional a los inversionistas. El programa de aceleración solo consigue ser “equity free” por estar financiado con capital filantrópico. Todo el proceso de búsqueda, selección, debida diligencia, etc., tiene un costo cero para el inversor privado. En la práctica, la inversión no financiera costeada por capital filantrópico es incluso mayor que la inversión financiera total.”

Mariano Cenamo
Coordinador del Programa de Aceleración e Inversión de Impacto de la PPA.

El programa fue estructurado para atender los dos perfiles distintos de negocios escogidos por la PPA: negocios de impacto con desafíos tradicionales y negocios tradicionales con el desafío de demostrar su impacto. Asimismo, el apoyo no financiero varía según estos perfiles y puede incluir temas de impacto, operativos (consecución de fondos) y estratégicos (estrategia comercial, modelos de negocio).

Para que los negocios puedan recibir inversiones, es necesario definir un plan de trabajo que incluye mentorías y asesorías ad hoc (jurídica, contable, académica, etc.).

RESULTADOS

El programa está en su segunda edición, con quince negocios acelerados en cada una. Los resultados analizados hasta ahora estiman que fue posible impactar un área total de 873.000 hectáreas de selva amazónica preservada, restaurada o bajo manejo sustentable.

El sentimiento que tengo es que estamos construyendo poco a poco el ecosistema de negocios de impacto en la Amazonia. (…) Estamos adaptando servicios, inteligencia y herramientas para nuestra realidad, lo que ha dado bastante trabajo y generado bastantes aprendizajes”.

Ana Carolina Bastida
Coordinadora del Programa de Aceleración e Inversión de Impacto de la PPA.

En relación con la evolución específica de los negocios, se celebraron 88 nuevos contratos con proveedores, 28 nuevas colaboraciones, se abrieron 14 nuevos mercados, 11 nuevos canales de venta y 8 nuevas fuentes de ingresos. El volumen total de venta de los 15 negocios llegó a BRL 800.000 (USD 210.000), con bienes producidos por 1667 familias.

Manioca; un negocio de Belém do Pará que se desarrolló con éxito tras su participación en el programa, lleva productos de la biodiversidad amazónica a otros mercados en forma de mermeladas, harinas y otros. Junto a la PPA, Manioca comenzó un proceso de crecimiento robusto, apoyado en la inversión recibida y en las conexiones con nuevos mercados. El negocio formalizó su teoría de cambio iniciando la implementación de los sistemas de monitoreo de su cadena productiva sustentable, la gestión de proveedores, y permitiendo además la ampliación del portafolio de productos.

De 2018 a 2019, Manioca amplió de 15 a 48 el número de productores (de pueblos y comunidades tradicionales y agricultores familiares) capacitados para la fabricación de ingredientes amazónicos de manera sustentable.
En la línea de producción, pasaron de 14 a 24 variedades de ingredientes utilizados. Todos los proveedores recibieron acompañamiento del programa de desarrollo de proveedores estructurado, obteniendo mejoras en la calidad de vida y/o en la renta.

APRENDIZAJES Y PERSPECTIVAS

Internamente, el principal desafío es ajustar la gobernanza y buscar la sustentabilidad financiera del negocio. Hoy, el proceso es viable debido a los aportes realizados por los colaboradores filantrópicos, que financian los costos de la operación y además invierten en pie de igualdad con los inversores privados.

Tener recursos de la filantropía tiene varias ventajas porque conseguimos financiar actividades que los inversores no están dispuestos a patrocinar y que los emprendimientos tampoco podrían pagar. Por otro lado, existe el desafío de crear una estrategia de sustentabilidad financiera a largo plazo que reduzca la dependencia del capital filantrópico.”

Mariano Cenamo
Coordinador del Programa de Aceleración e Inversión de Impacto de la PPA.

Se ha dado también un aprendizaje relevante en la comprensión de las distintas necesidades de los negocios locales, que ha guiado el diseño de la aceleración y de los apoyos no financieros.

Tenemos dos extremos en el portafolio: en un lado buenos emprendedores con el negocio bien controlado y en el otro una buena teoría de cambio. Los primeros tienen el desafío de encontrar el equilibrio, demostrando el impacto. En el otro extremo tenemos un desafío mayor: atraer a alguien que tenga motivación por el impacto, gente que salió de ONG, investigadores con una idea de negocio, asociaciones, negocios comunitarios que son 100 % impacto, pero no son buenos para los negocios. Para ellos es más difícil transformar el dinero recibido en buenos retornos, porque se enfocan primero en el impacto.”

Ana Carolina Bastida
coordinadora del Programa de Aceleración e Inversión de Impacto de la PPA.

Otro aprendizaje ha sido la necesidad de acompañar más de cerca los negocios después de la inversión, sobre todo con respecto a los indicadores financieros y el cumplimiento de los plazos definidos inicialmente.

Siguen los desafíos de estandarizar los contratos de inversión, dado que también son experiencias nuevas para los inversionistas. En algunos casos en los que participa más de uno, se presenta la demanda de condiciones específicas para cada inversionista, incluyendo tipos de interés, plazos y valores distintos.


Regístrate para recibir el informe completo y los casos estudiados.