Postula tu caso
México / Fundaciones

Fundación Gonzalo Río Arronte
Incide en políticas públicas para lograr cambios sostenibles

Fundación Gonzalo Río Arronte financia y acompaña a instituciones como el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza en la canalización de recursos financieros, vinculación de actores locales e incidencia en políticas públicas que protejan la riqueza acuífera y natural de México. Un ejemplo es el proyecto Cuencas y Ciudades, que busca mejorar la gestión del agua y el manejo integral de cuencas en las principales ciudades y regiones de México.

ANTECEDENTES Y CONTEXTO

El crecimiento poblacional en los centros urbanos de México ha llevado a un aumento acelerado de la demanda de agua, lo que ejerce mayor presión sobre las cuencas hidrográficas, algunas de las cuales se encuentran sobreexplotadas. A la fecha, se calcula que cerca de 102 de los 653 cuerpos acuíferos del país están en esta situación. La problemática del agua también se extiende a la presencia de minerales o material pétreo en exceso, infraestructura deficiente, reducción de la capacidad de captación por deforestación y erosión, y sequías ocasionadas por variaciones estacionales en la época de lluvia.

Desatender estos problemas implica poner en riesgo el abasto desde la única fuente permanente de agua de calidad, las cuencas hidrográficas. Conservar las cuencas permite además mitigar los costos de trasvases, evitar la excavación de pozos de agua profundos y los procesos de desalinización --que son difícilmente costeables-- y regular los flujos hidrológicos, evitando de esta forma inundaciones y eventos meteorológicos extremos.

Para enfrentar este desafío Fundación Gonzalo Río Arronte decidió apoyar al Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, ONG reconocida por sus labores ambientales1 y gestora del Programa de Conservación de Bosques y Cuencas del cual es parte el Programa conocido como Cuencas y Ciudades. A través de este programa se busca construir una solución de gestión integral de las cuencas con una plataforma de conocimiento que une a diferentes actores --sociedad civil, gobierno, comunidades rurales y ciudadanos--, promoviendo la construcción conjunta tanto del diagnóstico del problema, como de sus soluciones.

1 Desde el 2019 el Fondo Mexicano está acreditado por el Fondo Verde para el Clima, un mecanismo de financiamiento de la ONU orientado a mitigar el cambio climático.

DESCRIPCIÓN

La Fundación Gonzalo Río Arronte I.A.P. se creó en el año 2000 con el agua como uno de sus tres ejes prioritarios (los otros dos serían las adicciones y la salud). Para ello estableció un área dentro de la organización cuyo objetivo es promover el manejo sustentable de cuencas.

La iniciativa Cuencas y Ciudades dio sus primeros pasos como un proyecto local en la ciudad de Saltillo (estado de Coahuila), dirigido a la conservación y protección de la Sierra Zapalinamé. El modelo resultante se ha perfeccionado y replicado en más de quince localidades de once estados de la República.

El proyecto operado por el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza se ha dividido en cuatro etapas, de cuatro años cada una.

Para ejecutar este proyecto, el Fondo Mexicano coordina una extensa red de socios locales en algunas de las principales cuencas de México, en los estados de Coahuila, Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Guanajuato, Colima, Ciudad de México, Veracruz, Chiapas y Yucatán.

IMPLEMENTACIÓN

El Comité de Agua de Río Arronte tiene tres objetivos estratégicos: 1) Fortalecer la gobernanza local y regional para el manejo del agua; 2) Promover mecanismos financieros que permitan la retribución de servicios ambientales; y 3) Conservar y restaurar cauces, suelos, cuerpos de agua y acuíferos. Se posiciona no solamente como financiador de las organizaciones involucradas en esta temática, sino también como su articulador y patrocinador, y contribuye a su fortalecimiento intelectual, técnico e institucional.

Financiamiento a la medida

A lo largo del proyecto (desde la segunda a la cuarta etapa) Río Arronte ha donado en total USD 6,5 millones. El monto que se otorgó en cada etapa debía estar destinado por lo menos en un 70 % a actividades directamente relacionadas al objetivo del proyecto, es decir, a la gestión integral de cuencas y el agua.

El monto que se otorgó en cada etapa debía estar destinado por lo menos en un 70 % a actividades directamente relacionadas al objetivo del proyecto, es decir, a la gestión integral de cuencas y el agua.
Una de las políticas internas de la Fundación es que la donación aprobada debe estar respaldada por la contraparte que la solicita (en este caso el Fondo Mexicano) con una coinversión en dinero o en especie igual o superior al 50 %. Esta condición responde al propósito de asegurar que la OPS tenga un modelo de negocio con potencial de ser financieramente autosostenible. También se busca que estas organizaciones tengan cinco años o más de haberse creado y que estén ya preparadas para escalar y/o replicar su modelo. En cuanto a los recursos de contrapartida, pueden venir de la organización solicitante, de los beneficiarios, o de otras organizaciones nacionales o internacionales a las que la OPS tiene acceso.

En el caso del proyecto Cuencas y Ciudades, el apoyo financiero se ha incrementado de forma paulatina con mayores aportaciones de la Fundación, paralelamente al aumento de las contrapartidas del Fondo Mexicano. En la segunda etapa, el Fondo Mexicano recibió USD 761.819 (con una coinversión del 52 %); para la tercera etapa, el monto aprobado fue de USD 2.005.128 (con una coinversión de 72 %). Como resultado de esta expansión, el proyecto pasó de financiar 3 socios locales en 2005 a 13 organizaciones para 2017.

Figura 2: Ejes estratégicos del programa Cuencas y Ciudades Fuente: Elaborado a partir de las entrevistas con la Fundación Río Arronte y el Fondo Mexicano.

Apoyo no financiero

Los apoyos no financieros que brinda Río Arronte están principalmente orientados al acompañamiento e identificación de necesidades. En el caso del Fondo Mexicano, emitió recomendaciones iniciales para fortalecer la propuesta e incrementar el impacto esperado del proyecto. Para el proyecto Cuencas y Ciudades, trabajó en el fortalecimiento de capacidades fiscales y administrativas de los socios locales, porque estas organizaciones suelen perder su estatus de donatarias autorizadas2, lo que bloquea de forma inmediata la canalización de recursos por parte de donantes privados nacionales.

Asimismo, la Fundación funge como articulador de las organizaciones sociales con agentes que normalmente se mantienen neutros o reacios a comprometerse con esta temática. En el caso del proyecto Cuencas y Ciudades, la Fundación ha incentivado las alianzas y redes locales con gobiernos municipales y otros actores gubernamentales. Como producto de ello se ha construido la red Comunidad de Aprendizaje de Cuencas y Ciudades (CACyC), una plataforma interinstitucional cuyo objetivo es vincular y fortalecer actores que favorezcan el intercambio de experiencias y aprendizajes en torno al manejo integral de cuencas.

El sentirnos acompañados por la Fundación Gonzalo Río Arronte nos da también una marca que nos permite tener otros niveles de gestión.”

Juan Manuel Frausto
Director del Programa de Conservación de Bosques y Cuencas, Fondo Mexicano para la Conservación.

Finalmente, la Fundación busca dotar al Fondo Mexicano de capacidades para lograr una mejor relación financiera con sus socios locales, de tal manera que estos no sean altamente dependientes de las transferencias que reciben en la actualidad. Algunos ejemplos exitosos de estos esquemas son los Pagos por Servicios Ambientales. En algunos casos, se ha logrado una participación directa de los contribuyentes, los cuales realizan un pago voluntario para la conservación de su cuenca a través de su factura de agua.

2 En México la Ley de Impuestos sobre la Renta establece que para recibir fondos privados las organizaciones deben tramitar su Título de Donataria Autorizada, el cual se debe renovar constantemente y estar sujeto a auditorías por parte de la autoridad fiscal.

RESULTADOS

Todos los proyectos que financia la Fundación están sujetos a evaluaciones externas, al apartar un 5 % del monto aprobado para ello; dicha evaluación se lleva de manera independiente, a través de consultoras especializadas.

Por su parte, el Fondo Mexicano lleva a cabo evaluaciones del desempeño de los socios locales. Aplica para ello un Índice de Efectividad Institucional, herramienta que ha recibido el visto bueno de la Fundación. La herramienta se ejecuta vía un cuestionario dirigido al personal y directivos de las organizaciones en campo, a fin de verificar si existe una comunicación efectiva interna, procesos de planeación y esquemas de gobernanza definidos, entre otros indicadores.

En algunos casos se ha logrado una participación directa de los contribuyentes, los cuales realizan un pago voluntario para la conservación de su cuenca.
Los socios locales diseñan sus iniciativas definiendo un objetivo general de acuerdo con las líneas estratégicas del proyecto. Este ejercicio de planeación, asesorado por el Fondo Mexicano, conduce a la formulación de resultados esperados, indicadores y metas de largo plazo. A partir de este ejercicio se diseñan los sistemas de monitoreo y evaluación que dan lugar a los reportes de campo. Río Arronte complementa esta información mediante actividades de seguimiento, acompañamiento y verificación en campo.

Los principales resultados obtenidos por el proyecto Cuencas y Ciudades son los siguientes:

  1. Más de 62.000 personas realizan aportaciones mensuales para la conservación de la Sierra de Zapalinamé en el estado de Coahuila3;

  2. Tres socios locales se han integrado en las juntas de gobierno de tres organismos operadores de agua;

  3. Tres leyes han sido modificadas en el estado de Colima en torno a esquemas de compensación por la provisión de servicios ambientales hidrológicos;

  4. Ha sido construida una planta de potabilización de agua para comunidades marginadas del estado de Baja California Sur, junto con estrategias de monitoreo constante de la calidad del agua y de fortalecimiento del tejido social;

  5. Más de 25.000 hectáreas han sido conservadas bajo esquemas de pago por servicios ambientales hidrológicos4.

Con la evaluación de resultados se busca no sólo el cumplimiento de los ejes estratégicos del proyecto Cuencas y Ciudades, sino también validar que los beneficiarios finales perciban una mejora en su calidad de vida. Estas evaluaciones han dado lugar a recomendaciones favorables que han propiciado la toma de decisiones estratégicas en cuanto a la réplica del modelo en otros estados.

3 El trabajo que se realiza de los socios locales con la comunidad es muy variado y responde a las particularidades de cada región. Sin embargo, todos los proyectos locales se rigen bajo los mismos ejes estratégicos.
4 En el corto y mediano plazo se estima que la cuarta fase beneficiará alrededor de 8000 familias con ecotecnias (instrumentos desarrollados para aprovechar eficientemente los recursos naturales), 4500 productores agropecuarios serán beneficiados por una mejora en la provisión de agua y más de 35.000 personas en áreas rurales contarán con acceso a agua de mejor calidad.

APRENDIZAJES Y PERSPECTIVAS

Uno de los retos de la Fundación en el proyecto Cuencas y Ciudades es la complejidad operativa, dada la diversidad de socios locales que lo componen: poder atender las necesidades de todos los socios, a la vez de que se cumplan con los propósitos generales. Esta acción metodológica entre lo local y lo nacional es, ciertamente, uno de los principales aprendizajes y logros de este proyecto.

Además, y a pesar de su capacidad de réplica, un reto del proyecto sigue siendo poder implementar una estrategia de salida que no comprometa la permanencia de los proyectos locales en el tiempo. Si bien algunas organizaciones de Cuencas y Ciudades han logrado consolidarse creando emprendimientos públicos o esquemas de cuotas voluntarias, todavía existen áreas de oportunidad para que el 100 % de éstas consoliden un modelo de financiamiento propio.

Más allá de los apoyos ya detallados, desde la perspectiva de los coordinadores del programa en el Fondo Mexicano, la experiencia de colaboración con Río Arronte ha tenido tres beneficios importantes: 1) Las organizaciones sociales adoptaron parte de la “destreza política” de la Fundación y, en particular, desarrollaron una mayor capacidad de adaptación y anticipación ante los tiempos electorales de cada región; 2) Se consolidó cierta identidad colectiva entre los socios locales; y 3) Se estableció una fructífera relación de confianza y diálogo abierto entre la Fundación y el Fondo Mexicano.

Gracias a proyectos como Cuencas y Ciudades la Fundación Gonzalo Río Arronte ha desarrollado una agenda de incidencia en políticas públicas ambiciosa. “Si lo que buscamos es impacto, necesitamos comunicar, necesitamos empujar cambios en política pública”.

Laura Martínez
Directora del Área Agua, Fundación Gonzalo Río Arronte.


Regístrate para recibir el informe completo y los casos estudiados.